La pausa del café en el trabajo impulsa energía y concentración

La pausa del café en el trabajo impulsa energía y concentración

Esta semana hemos conocido un motivo más para disfrutar de un buen café en la pausa de la jornada laboral. Según publica El Diario de Alcalá, se ha comprobado que el consumo del café no sólo trae beneficios para la salud física, como disminuir el riesgo de padecer enfermedades graves tales como la diabetes, la demencia y los problemas cardíacos, sino que además, genera efectos que son positivos para la productividad laboral, ya que aumenta la concentración y disminuye el cansancio.

El principal componente del café, la cafeína, influye directamente sobre el sistema nervioso, originando un aumento de la capacidad mental y de la percepción. Además, mejora considerablemente el tiempo de respuesta y la memoria a corto plazo, razones suficientes para que su presencia en una empresa sea fundamental.

El protagonismo del café en grano en las empresas

De acuerdo a un sondeo realizado por una conocida consultora de mercado,  8 de cada 10 empleados que cuentan en sus empresas con el servicio gratuito de café, presentan mayores niveles de rendimiento, en vista de que su consumo representa para muchos un impulso de energía, especialmente, en los casos cuando los horarios de oficina son por periodos muy largos.

Crear un ambiente laboral más agradable contribuye con el bienestar de los empleados y de esto cada vez se crea más conciencia en el sector empresarial. Es por ello que en el caso de España, solo por poner un ejemplo,  un 75% de los trabajadores cuenta con el café para empresa gratuito o de bajo coste, ya que es una medida muy bien valorada que genera empatía laboral y buen ánimo de trabajo.

El atributo más valorado en el café es su sabor, por ello, entre la gran variedad que existe, son más las personas que se decantan por la presentación en grano, esto  se debe a que si el café es molido antes de prepararlo conservará todo su aroma, se le extraerá todo el sabor y los matices que el producto posee por naturaleza.

Prueba de que el sabor del café es muy importante, es que actualmente, las pymes se están sensibilizando con este tema, así como por el consumo responsable, por ello están implantando cada vez más máquinas que muelen el café en grano directamente, para proporcionar un café más exquisito y para evitar de esta manera generar residuos, como suele ocurrir con las cápsulas de café.

La marca siempre hará la diferencia

Así como el sabor del café es un atributo importante, también lo es la marca, de las que existen una extensa cantidad, tanto a nivel local como internacional, cada una con características muy particulares que las diferencia de las otras. 

En este sentido, cuando las empresas hablan de cuidar de sus empleados entienden que la calidad del café también importa y esto no es una mera suposición. Un sondeo realizado sobre el tema señaló que las empresas prefieren comprar café Illy porque saben que sus empleados lo van a valorar.

En el caso específico del café Illy, esta marca nace al final de la Primera Guerra Mundial de la mano de Francesco Illy, de origen húngaro. Este producto, con el paso del tiempo, ha venido evolucionando hasta convertirse en lo que hoy día es, uno de los mejores cafés del mundo. Viene en varias presentaciones, para complacer hasta el gusto más exigente, y se puede adquirir incluso de manera online.

Pros y contras de las pausas laborales

La pausa laboral tiene muchos beneficios tanto para los empleados como para las empresas, de hecho, en países tan admirados por su modelo productivo como Suecia, en el que este momento se llama “Fika”, es obligada en muchas de sus corporaciones. Sin embargo, hay ciertas circunstancias en las que la pausa afecta considerablemente al desarrollo de las funciones laborales y económicas de las empresas.

Hacer una pausa cada hora y media o dos horas, y poder tomar café para oficina  ayuda a retomar el ejercicio laboral con mucha más atención, provoca que los compañeros se relacionen, compartan momentos y, si está bien gestionado,  generará un mejor ambiente de trabajo.

Sin embargo, también ocurre que algunos trabajadores que no muestran un comportamiento de compromiso con respecto a la empresa donde trabajan, muchas veces, encuentran en el momento de la pausa una práctica para dedicar menos tiempo a sus funciones.

Por ello, para algunas empresas, estas pausas para tomar un café, echar el cigarrillo o almorzar un bocadillo, llegan a tener un coste de horas perdidas muy significante y difíciles de controlar.

Además de eso, está el hecho de que un pequeño accidente puede llegar en cualquier momento del día, en ocasiones de camino al trabajo, pero también en los minutos de descanso en la cafetería.

Una lesión que sufra un empleado que se caiga al salir del trabajo durante la pausa del café, según lo que reconoce el Tribunal Supremo en una sentencia del 13 de diciembre de 2018, estará considerada como un accidente de trabajo, del cual deberá responder la empresa, lo que generaría la pérdida productiva y una pérdida económica para la organización.  

https://www.diariodealcala.es/2019/12/14/pausa-del-cafe-en-el-trabajo/